el peon caminero legoeiro que quiso ser agüista

LA HISTORIA DEL PEÓN CAMINERO, QUE QUISO SER «AGÜISTA»

 

Hace unos meses, cuando buceaba en la hemeroteca, encontré algo que me hizo sonreír.

 

 

En la sección, notas locales de una de las páginas de «El Ideal Gallego» de 31 de octubre de 1929, había un apartado muy interesante. En él, se detallaban todas los acuerdos que se habían tomado en la última comisión provincial de la Diputación de A Coruña. Y entre los nombres allí citados estaba el de la tatarabuela de mi clienta.  

 

 

Así es, como pude saber que a Manuela le habían concedido, por ser viuda de peón caminero “dos pagas de tocas y el abono de lo que su marido, dejó de percibir a su fallecimiento”.

 

 

 

 

«paga de tocas» 

 

 

Socorro que se pagaba a las viudas de algunos funcionarios 

 

 

Diccionario RAE 

 

 

 

 

 

 

La pobre viuda fue despachada, con una escasa indemnización de 248 pesetas, en un pago único. ¡Nada que ver con las pensiones de viudedad, de otros trabajadores públicos!

 

 

Ramón, que así se llamaba el finado, tenía un oficio, pero lo del beneficio no estaba tan claro.

 

 

Aun así me alegré, porque podría compartir con mi clienta la buena nueva. ¡Tenían un peón caminero en la familia!  

 

 

No es habitual descubrir en los papeles, referencias tan concretas a las ocupaciones de nuestros antepasados. Y cuando, esto ocurre, me emociono.

 

 

La costumbre es encontrar a las personas que investigo, escondidas bajo términos generalistas, como “jornalero” o “labrador”, en sus dos versiones, masculina y femenina. O también, en palabras como “sus labores” o “su sexo”, estas sí de uso exclusivo para las mujeres. 

 

 

Ramón era, sin embargo, peón caminero con mayúsculas. Tenía uniforme, herramientas de trabajo y probablemente una modesta solución habitacional, llamada casilla.

 

 

A cambio, desempeñaba un trabajo duro, en el que se ocupaba de la conservación, mantenimiento y vigilancia del trozo de carretera, que le habían asignado. 

 

 

Pero, no se vayan todavía, aún hay más… Afortunadamente, en el Archivo de la Diputación de A Coruña, custodiaban su expediente personal, con todas las instancias y solicitudes, que había presentado a sus superiores.  

 

 

 

 

 

 

Foto: Pedro Ferrer. 1910

 

 

 

 

Gracias a este documento, pude saber que trabajó en el trozo noveno de la carretera de Santiago a Santa Comba. En otras palabras, durante treinta y seis años de su vida, su despacho estuvo, entre los kilómetros 16 y 19, de esa carretera provincial.

 

 

Así que todos los días del año, de sol a sol, Ramón caminaba legúa arriba, legúa abajo.         

 

 

 

 

«legúa» 

 

 

Medida itineraria variable según los países o regiones, definida por el camino que regularmente se anda en una hora

 

 

Diccionario RAE 

 

    

 

 

 

Sólo descansó en dos ocasiones. En 1911, para tomar las aguas en el balneario de Cuntis. Y en 1928, para ser operado en el Hospital de Santiago.

 

 

Puede parecer extravagante que un peón caminero solicitase licencia para tomar las aguas, en «el mayor balneario de Galicia». En su defensa, quiero esgrimir dos argumentos.

 

 

Primero, que no era un capricho. Ramón acompañó su solicitud de una prescripción facultativa, que recomendaba una estancia de quince días en este balneario, para restaurar su delicada salud.

 

 

Segundo, que no era un lujo fuera del alcance de su bolsillo. En aquellos tiempos, las diputaciones firmaban acuerdos con los balnearios, para que los pobres pudiesen hacer uso de sus instalaciones. Sería, por supuesto, en su versión low-cost.   

 

 

¡Nuestro peón caminero fue “agüista” en Cuntis, durante quince días de su vida!

 

 

Fueron quince días, alejado de su legúa arriba, legúa abajo. 

 

 

Quién sabe si por las noches, soñaba con el tacto metálico de los botones de su uniforme, el sonido rítmico de sus pies al pisar el firme y la silueta recortada a lo lejos de un transeúnte, a quien no conocía.

 

 

Al fin y al cabo, nuestro peón caminero tenía sus rutinas. Quizás, Ramón tuvo morriña en Cuntis. 

 

 

    

No hay Comentarios

Deja un Comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.