ANDRÉS DEMIAN LEWIN, EL MÚSICO QUE CAMBIÓ DE NOMBRE POR AMOR

 

Hay muchas razones para cambiar de nombre. Hace casi un año que le doy vueltas a la idea de renunciar definitivamente a uno de mis nombres (María),  para llamarme simplemente (H)elena. Durante este último mes, este deseo se ha convertido en una necesidad. Una forma de escapar a un destino que no deseo para mí. Algo semejante hizo el músico madrileño Andrés Demian Lewin Pérez, mientras preparaba el disco “La tristeza de la Vía Láctea”.

 

 

 

LA TRISTEZA DE LA VIA LACTEA

 

 

¿Alguna vez os han preguntado eso de a quién quieres más a tú papá o a tu mamá? Estoy segura de que si a Andrés Demian Lewin, le hubiesen preguntado contestaría a mi mamá. Su padre era una sombra, que desapareció definitivamente de su vida cuando él tenía diez años. En su blog “Lancé una mandarina”, relata como intentó saber algo más de este hombre, cuando años más tarde visitó Buenos Aires. En sus dos visitas espaciadas por diez años, Andrés Demian Lewin buscó a los Lewin, que su padre había tenido con otra mujer. A pesar de que hubo un encuentro con los hijos de su hermana, su padre Jacobo Lewin siguió siendo el personaje misterioso y oscuro, del cual nadie quería hablar. Andrés Demian Lewin lo haría más tarde, en la canción “Halley”, conmovedora metáfora de la relación de un hijo con un padre ausente.   

 

 

 

 

 

 

Andrés Demian Lewin falleció inesperadamente con 37 años, el 5 de enero de 2016. En marzo del año anterior hacía testamento, sin tener motivo médico para hacerlo. En octubre pedía públicamente cambiar de nombre.

 

 

 

 

 

 

Es evidente que esta decisión era una declaración de amor a su madre María Pérez, una figura de apego, nutricia y sostenedora. También puede que, inconscientemente, decidiese cambiar de nombre, obedeciendo a la tradición judía de hacerlo para esquivar la muerte y la enfermedad. ¿Es posible que el músico intuyese que la muerte acechaba?

 

 

Sea como sea, me siento afortunada por haber conocido su historia por casualidad, cuando hace un mes, escuchaba la radio. Desde entonces, su música ilumina mi vida. ¡Gracias Demian! Espero que hayas alcanzado la serenidad y tranquilidad del nombre, que tu madre te ha dado.

 

 

 

¿Alguna vez has pensado en la posibilidad de cambiar tu nombre? ¿Quizás deseas renunciar a alguno de tus apellidos? ¿Has pensado en el significado profundo de ese deseo? ¿Hubo personas en tu familia que cambiasen su nombre o sus apellidos?

1Comentario

  • Uno más

    02.06.2016 at 20:45 Responder

    Qué bonito lo que escribes, qué grande Lewin. Yo también vivo iluminado por su música… Una pena no tenerle entre nosotr @s

    Un beso

Deja un Comentario

*

Suscríbete
Si deseas tener noticias nuestras por correo electrónico...