HEIDE Y EL TIO JOSE

JOSÉ Y SUS VARIACIONES. UN NOMBRE QUE RESISTE A LAS MODAS

Asombrosamente, pertenezco a esa minoría de personas que no cuenta con un José, Josefa, José María, María José, Pepe o Pepa o Pepiño, entre sus familiares más cercanos. Para encontrar estos nombres, tengo que ascender en mi genograma, en busca de personas que nunca he conocido, pero que sí que considero importantes, por su visibilidad en algunos casos y por su invisibilidad, en otros.

 

 

 

 

José:

 

Según la Biblia, José tuvo dos padres: Elí y Jacob. ¿Cómo es esto posible? Elí murió sin descendencia y su hermano, Jacob, tuvo de casarse con la viuda, siguiendo la costumbre del levirato. Según esa costumbre, el primogénito habido con la viuda será considerado hijo legítimo del hermano muerto… Quien lleva ese nombre puede tener dificultades con la paternidad o transferencia de paternidades en el seno de la familia. José se casa con María y hace de padre de Jesús, sin haberlo engendrado, igual que Elí tuvo a su hijo José después de muerto. Un José puede asumir la paternidad social de otros hombres, puede asumir paternidades tardías o ser fiel a dos padres diferentes”

 

“La psicogenalogía aplicada. Cómo una saga puede esconder otra”. Paola del Castillo.   Ediciones Obelisco. 2013

 

 

 

 

 

Mi abuela materna, Casilda tuvo dos padres, uno ausente y otro presente. Los dos se llamaban José. Mi abuela, a pesar de haber nacido en Trives, pasó gran parte de su infancia en Chandrexa de Queixa, con el tío Cura y su hermana. Un retrato del tío presidió y preside todavía el salón de su casa, a pesar de que hace muchos años, que mi abuela murió. Para ella, su tío era Dios, aunque debido a su pequeña estatura (eso lo descubrí hace poco), se libró de hacer el servicio militar por no dar la talla. En el imaginario de mi abuela, está la imagen de su tío montado a caballo y blandiendo una cruz para desafiar a las aterradoras tormentas, que sacudían sin piedad la Sierra de Queixa. Es posible, que Casilda aprendiese a leer y escribir en la casa del tío, gracias a haber sido confinada en ese lugar remoto de la geografía orensana. Fue también él, quien la casó, en ceremonia religiosa, en un verano de 1932, cuando regresó con mi abuelo de Cuba. Queixa y el tío cura debieron de ser para mi abuela, algo así como el paraíso. Mi abuela fue Heidi, en ese lugar. 

 

 

 

Heidi

Foto: Paisaje alpino

 

 

 

Hay otro José en mi familia paterna, que a diferencia del tío Cura, es como un fantasma. Supe de su existencia, cuando empecé a investigar esta rama de la familia. Fueron los documentos, los que me permitieron llegar de él, ya que no había dejado huella alguna, en el imaginario familiar. José era el abuelo de mi abuela. José murió con tan sólo cuarenta años, cuando mi el padre de mi abuela, tenía tan sólo tres. Quizás haya sido, su muerte prematura, la que haya contribuido a borrar cualquier huella de su existencia. Lo más extraño de todo, es que ese José resultó ser un niño expósito, entregado en el Hospicio de Santiago. Tuvo unos padres ausentes y otro presente. De nuevo, un cura. Un cura, originario de Silleda, que a mediados del S.XIX, llegó a una aldea remota de la provincia de Ourense, acompañado de un misterioso mozo, que llevaba su apellido. Es difícil de determinar si ese cura era o no, su padre biológico.  Este otro José era hijo de la vergüenza, por su doble condición de expósito y posible hijo de cura.   

 

 

 

Hostal Reyes Católicos. 1948

 

Foto: Hospital Provincial de la Beneficiencia de La Coruña, en Santiago. 1948 (antes Hospital Real)

 

 

Si mi abuela Casilda hablaba con orgullo del cura, que la cuidó como un padre durante su infancia, mi otra abuela callaba. A Julia le inquietaba la posibilidad de ser nieta o bisnieta de un cura. Por eso, asumió el papel de custodiar el  secreto familiar.     

 

 

¿Hay personas llamadas José en tu familia? ¿Qué sabes de su historia de vida? ¿Han asumido el papel de cuidadores de hijos, que no son suyos? ¿O hay en ellos, ciertas dudas en relación con su propia filiación? ¿Qué secretos inconfesables habrá en tu historia familiar?

 

No hay Comentarios

Deja un Comentario


*

Suscríbete
Si deseas tener noticias nuestras por correo electrónico...
Name
Email *