LA HISTORIA DEL NOTARIO, QUE NO TENÍA ABUELA

 

Recuerdo que mi abuela tenía una libretita, donde anotaba en qué trabajaba o qué estudiaba, cada uno de sus nietos y nietas. ¡Ya sabéis que a las abuelas les encanta presumir!

 

 

Cuentan que su pasatiempo favorito de Casilda era batirse en duelo con otras abuelas, que también agitaban libretas en sus manos, como si fuesen trofeos.

 

 

Ella, que no había podido ir a la escuela, tenía ahora descendencia que estudiaba. Eran las personas más listas del mundo.  ¡Y algo así, merecía ser compartido!   

 

 

 

 

«habérsele muerto a alguien su abuela, o no necesitar, o no tener, abuela» 

 

 

 

Expresión coloquial que se usa para censurar a  quien se alaba mucho 

 

 

Diccionario RAE  

 

 

 

 

Se dice que una persona no tiene abuela, cuando habla continuamente de lo maravillosa, guapa e inteligente que es.

 

 

Eso de echarse flores a una misma, no está bien visto. Se llama soberbia y es uno de los pecados capitales. Contra soberbia, humildad, dice el catecismo.  

 

 

Pues bien, parece que la humildad no estaba en el «mapa» de un notario de O Saviñao, de cuyo nombre no quiero acordarme.

 

 

Yo misma doy fe de que, en la redacción de un testamento, escribió literalmente:

 

 

 

En el lugar de Serpentina, parroquia de San Vicente de los Castillones, ayuntamiento de Pantón, siendo las doce del día veintisiete de noviembre de mil novecientos cinco:  ante mí Don Francisco Mourenza Montero, notario público por oposición con clasificación de sobresaliente, perteneciente al Ilustre Colegio Notarial de Lugo y a la notaría de Saviñao, donde tengo mi residencia ….”  

 

 

 

Fuente: Protocolos notariales de Pantón. Archivo Histórico de Lugo

 

 

 

 

 

Sí. Habéis leído bien.

 

 

Don Francisco, que había sido llamado, para dar validez jurídica a la declaración de últimas voluntades de un vecino de O Saviñao, hizo algo totalmente sorprendente.

 

 

El señor notario quiso que constase en acta, la notaza que había sacado en la oposición de acceso a la carrera notarial. Está claro, que este hombre no tenía abuela. 

 

 

Me pregunto, a quién iba destinado este mensaje.  

No hay Comentarios

Deja un Comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.