LHASA DE SELA. MAESTRA DE VIDA Y MUERTE

 

Lhasa de Sela murió en Montreal en 2010, a consecuencia de un cáncer, con tan solo treinta y siete años. Sus padres le llamaron Lhasa por sus ojos achinados, pero también porque se sentían profundamente atraídos por la filosofía oriental y por la idea de inmortalidad del alma del budismo tibetano. La cantante y compositora creía firmemente que la muerte no era el fin. Esta creencia se materializó en dos canciones de estremecedora belleza que Lhasa de Sela cantaba con valentía en sus conciertos: “Soon the space will be too small” y “I´m going in”.

 

 

 

 

 

En los últimos días de la vida de mi padre, yo recitaba la letra de estas canciones como un mantra, cada vez que tomaba su mano y observaba con ternura sus ojos achinados. Hubo ocasiones, en que me atreví a cantarlas tímidamente, para que sintiese que estaba allí. Ahora que se ha ido, sólo me queda la música y la presencia invisible de mi padre. 

 

Tengo también el recuerdo de la presencia reparadora de otras personas, que nos acompañaron en  esos días: mis primas y primos («Aïe, mes cousins!«, que diría Anne-Ancelin Schützenberger ) , Elvira, la persona que lo aseaba todos los días y el personal  sanitario de ayuda a domicilio. Recordad, que en los momentos complicados de nuestra vida, siempre hay ángeles.

 

 

 

 

1Comentario

  • JAMES RHODES. EL PODER REDENTOR DE LA MÚSICA

    28.03.2020 at 22:13 Responder

    […] a James Rhodes, en el momento en que mi padre se despedía de este mundo, definitivamente, hace ya cuatro años. En los tiempos muertos que transcurrían entre idas y venidas al hospital, […]

Deja un Comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.