LOS EXPEDIENTES DE ÓRDENES SAGRADAS. UN RECURSO GENEALÓGICO INTERESANTE

 

 

¿Tenéis curas en la familia? No sé si os he contado ya, que el responsable de que yo me dediqué hoy a la genealogía, es un cura. Se llamaba Ramón Antonio y era el padre de mi tatarabuelo. Desconozco todavía, si era su padre biológico, pero sí quien hizo las veces de padre, dándole incluso su apellido.

 

 

 

Ahora estoy pletórica, porque después de hablar con el archivero de la Diócesis de Lugo, ya sé que pronto podré consultar los “mazos” que contienen información de los sacerdotes, que se ordenaron en Lugo.  El padre de mi tatarabuelo estuvo como sacerdote en varios lugares de Silleda, de donde él era natural, hasta que se desplazó a su destino definitivo en San Pedro de Alais, en Castro Caldelas. Así fue como el apellido Costoya llegó a Ourense.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el Archivo Diocesano de Santiago, sin embargo, la información no está organizada por “mazos”. En el fondo de órdenes sagradas, se pueden hacer búsquedas por nombre y apellido. Si la persona que buscamos, está en esta base de datos, se puede solicitar su expediente, sin necesidad de bucear en los papeles.  

 

 

 

 

Orden

 

“Uno de los siete sacramentos de la Iglesia Católica, que reciben los obispos, presbíteros y diáconos”

 

 

Diccionario RAE

 

 

 

 

La semana pasada tuve la oportunidad de consultar el expediente de un hombre que se había ordenado como diácono, en Santiago en 1884 y que era el hermano de una mujer que buscaba. Lo primero que encontré, fue su partida bautismal, que me permitió confirmar la relación de parentesco que había entre ambos y el lugar concreto en que habían sido bautizados. También encontré varios informes de un párroco de Asturias, donde el seminarista pasaba las vacaciones de verano, que ofrecía abundante información biográfica e incluso patrimonial de este hombre. El párroco decía literalmente de nuestro seminarista que “no sé que asista a bailes, ni tabernas ni circunstancias peligrosas”.  Y por último, pude leer las declaraciones de testigos, que también hablaban de su integridad moral. Los datos de esos testigos me ayudaron a confirmar que sus padres eran panaderos. Y también a ubicar el fallecimiento de su madre en Santiago. Gracias a toda esta información pude acompañar a la familia en su periplo  de A Coruña a Santiago de Compostela y desde Santiago a Aller, en Asturias.  Ahora ya sabía adónde debía dirigirme, para solicitar información documental sobre ellos.

 

 

 

Me pregunto si mi investigación pendiente, en el Archivo Diocesano de Lugo, dará sus frutos. Me encantará saber si hay algún documento que ayude a aclarar la relación del cura de Alais con el misterioso niño expósito, al que decidió prohijar. Aunque quizás basta con que dé por buenos, los dichos populares, que ironizaban sobre el celibato de los curas.

 

 

 

“ O crego cando vai fóra, deixálle dito á criada: “Veña tarde, veña cedo. Deítate na niña cama”

 

 

Cancionero popular gallego     

 

 

 

 

 

¿Hubo vocaciones religiosas en tu familia? ¿Hay indicios de que alguna de las personas que te precedieron hubiese sido hijo o hija de un cura? ¿Has consultado alguna vez los expedientes de órdenes sagradas?   

 

No hay Comentarios

Deja un Comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.