¿SE PUEDE RENUNCIAR A LA HERENCIA FAMILIAR?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuenta Marie-Noëlle Maston Lerat, en su libro “Psicogenealogía en torno al dinero y al éxito”, que si atendemos a la forma en que las personas se relacionan con el dinero, hay dos tipos de familias: la de las cigarras y la de las hormigas.

 

 

Unas gastan de una forma compulsiva y otras almacenan de una forma enfermiza. Unas orientadas al presente y otras al futuro. Las cigarras tendrán aversión, a ocuparse de todos esos asuntos que tienen que ver con el dinero. Las hormigas vivirán en una situación de ansiedad continua, porque nunca les parecerá que tienen suficiente. Las familias cigarras engendran cigarritas y las hormiga, hormiguitas. También puede ocurrir, que la experiencia de vivir siempre en la cuerda floja entre cigarras, te convierta en hormiga, y vicecersa.

 

 

Confío en que nuestro niño pueda mantener el equilibrio, entre ser cigarra y hormiga. Por mucho, que nos sermonee La Fontaine, con su fábula de «La cigarra y la hormiga»,  la vida de hormiga no es vida.  Por lo que se refiere a la familia real, mucho me temo, que deben pertenecer a otra especie.  

No hay Comentarios

Deja un Comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.