EMIGRACIÓN A ARGENTINA. EL BUSCADOR DEL CEMLA

 

 

Esta mañana mientras desayunaba, sentí el impulso de entrar en la web del Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos (CEMLA), para saber de mi tío abuelo Luis. Recordaba vagamente, haber encontrado alguna pista de este hermano de mi abuela, en el buscador de esta página (www.cemla.com), que permite consultar información sobre fechas de arribo de inmigrantes a Argentina.

 

 

 

 

cemla

 

 

 

Así que introduje los apellidos y el nombre, sin ni siquiera especificar ningún rango de fechas. Eureka. ¡Estaba en la cierto!. En la pantalla siguiente aparecía él: un jornalero de “Tribes”, que embarcó en Coruña, en el vapor “Danube”, propiedad de la Mala Real Inglesa (“Royal Mail Steam Packet Company”). Mi tío abuelo tenía tan sólo diecisiete años cuando llegó a Buenos Aires, un trece de noviembre de 1910. Fue el primero en cruzar el charco. Luego le seguirían el resto de sus hermanos y hermanas, aunque con diferente rumbo. Ellos y ellas optarían por Estados Unidos, salvo mi abuela que llegó a la isla de Ellis cuando la política de puertas abiertas había terminado, así que tuvo que conformarse con Cuba. De los ocho que eran, cinco emigraron. Y sólo, mi abuela retornó.  

 

 

 

Apenas sé nada de los descendientes de estas personas que, un día del principios del siglo pasado, emprendieron el viaje de sus vidas. El intercambio de cartas hace tiempo que cesó, así que mi única esperanza de encontrarles es, a través de alguna coincidencia, en mi test de ADN. ¿O quizás contratando los servicios de una genealogista?

 

 

 

La historia cuenta que a mi tío abuelo, le fue bien en Argentina. Se casó con una rica mujer, de origen alemán. A la pregunta de dónde vivían, mi madre contesta que en La Pampa.  Así, son las respuestas de mi madre… Me cuenta, eso sí, que la finca ganadera que poseían era tan grande, que necesitaban de una avioneta para tener una perspectiva del conjunto. ¿Será una leyenda familiar? Recordadme por favor, que contraste esta información con mi tía. Ella, es la que siempre se  ha ocupado, de mantener una comunicación fluida con todas las personas de la familia, que están dispersas por el mundo. En la lata de fotos, que hay en todas las casas y también en la mía, encontré varias fotos de familia que Luis envío a mi abuela. Una de ellas, a color, que debe ser de los años ochenta, muestra a Luis y su mujer, rodeados de sus hijos y nietos. Es una foto tribal, que me hace pensar en todos esos primos y primas que tengo en Argentina y que no conozco.  

 

 

 

 

LA PAMPA

 

Foto: Serie La Pampa. José Suárez Fernández 

 

 

 

¿Sabéis porque cuento esto? Lo hago, porque mi madre vuela esta madrugada a Buenos Aires. Cruza por primera vez el Atlántico, como en su día lo hicieron muchas otras personas de la familia, pero a diferencia de ellas, lo hace en avión y con billete de ida y vuelta. Hoy, cuando le comenté que había encontrado la fecha y el barco en que su tío Luis había llegado a Buenos Aires, aproveché para preguntarle, si podía imaginar cómo había sido ese viaje. Ella me contestó: “Seguro que iban como animales”. Echando un vistazo a la prensa de la época, descubrí que algunas compañías mencionaban expresamente el buen trato que se daba a los pasajeros de tercera, a “quienes se sirve sana y abundante alimentación española, que supera a la extranjera, con vino y pan fresco a todas las comidas y asistencia médica gratuita.  En los vapores de esta Empresa todos los pasajeros tienen su correspondiente litera con ropa y pueden pasearse por toda la cubierta del vapor”. No era el caso de la Mala Real Inglesa, que era la Ryanair de la época. Seguro que Luis viajó en tercera, sin todas esas comodidades que el resto de las compañías publicitaban, con engaño o no.  Me gusta imaginarle en la cubierta del Danube, contemplando en el horizonte la silueta de esa tierra, que le recibía con los brazos abiertos. 

 

 

 

 

¿Hubo emigrantes en tu familia? ¿Qué sabes de su experiencia migratoria? ¿Qué sabes de sus penas y alegrías? ¿Sabes cuándo y cómo llegaron a su país de destino? ¿Cómo fue el proceso de adaptación a su país de acogida?   

No hay Comentarios

Deja un Comentario

*

Suscríbete
Si deseas tener noticias nuestras por correo electrónico...