UNA DE APELLIDOS. CUANDO LAS MUJERES ERAN DE MAMÁ

 

 

 

Normalmente tendemos a pensar que el sistema hispano de doble apellido, primero el de padre y luego el de la madre, ha existido siempre. Sin embargo esto no es así.

 

 

 

Hubo un tiempo en que la asignación del apellido se hacía de otro modo. Si habéis tenido la oportunidad de avanzar en vuestra genealogía, seguro que lo habéis podido observar. En primer lugar, era habitual que hubiese un sólo apellido. En Galicia era frecuente, además, que las mujeres llevasen el apellido de la madre y los hombres el del padre.

 

 

 

Hace unos días, cuando investigaba en la historia de una familia, originaria de la parroquia lucense de San Pedro de Arcos, encontré una partida de matrimonio muy especial. Era una inscripción que hacía referencia a una doble boda. ¿Por qué doble? Pues, porque en ella se anota la boda  de un hermano y una hermana con una hermana y un hermano.

 

 

Este acontecimiento inusual es el ejemplo perfecto para ilustrar un hecho bastante habitual, en  Galicia. El de hermanos y hermanas, que compartían filiación, pero no apellido.  En cierta manera las niñas eran de mamá y los hombres de papá. 

 

 

 

“En quatro de junio de este año de mil ochocientos diez, yo el infrascripto cura de esta parroquia de San Pedro de Arcos, después de precedida las proclamas en la forma que dispone el tridentino para contraer matrimonios Domingo Gonzalez y su hermana Josefa Perez de Castro, hijos legitimos de Francisco Gonzalez y Josefa Perez de Castro difunta esta, con Juana de Rois y Jose Lopez, hijos estos de Tomas Lopez y Maria de Rois, difuntos todos y vecinos que fueron de esta parroquia, y no habiendo resultado impedimento alguno   que obstase la celebración de los matrimonios que intentaban hacer, asisti a ambos y recibieron ademas las bendiciones nupciales el Domingo y su mujer Juana, en la misa que celebre y el Jose y Josefa en la que celebró Don Jose Carballido, cura de San Fiz de Paz en el mismo dia arriba dicho y fueron testigos de los expresados casamientos, Pedro Diaz de esta de Arcos y Juan Sanjurjo, vecino de Castrillon, parroquia de San Juan  de Silva, Riberas del Lea y para que conste lo firmo ut supra..”.Libro de Casados de San Pedro de Arcos (1682-1891).  Archivo Diocesano de Lugo

 

 

 

 

A partir de 2017, con la reforma del Registro Civil ya no es obligatorio que el primer apellido sea el del padre y el segundo, el de la madre. Desde entonces, es posible invertir el orden de los apellidos, de forma que el primero sea el de la madre. Un cambio que permite flexibilizar el sistema y amoldarlo a los nuevos tiempos, en pro de una mayor autonomía para las familias y de la igualdad de género. No olvidéis que la genealogía, también, es nuestra.

 

 

 

¿Hubo algún apellido del linaje materno que se hubiese perdido, y que te hubiese gustado conservar? ¿Te gustaría invertir que el orden de los apellidos? ¿O quizás ya lo has hecho?  

 

 

 

No hay Comentarios

Deja un Comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.