Vang Gogh. Hijo de reemplazo

VINCENT VAN GOGH. LOS HIJOS DE REEMPLAZO

 

 

Estos días he vuelto a ver la película de animación «Loving Vincent»“, dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman, que reconstruye los últimos días de Van Gogh, a partir de las cartas que escribía a su hermano Theo. ¡Benditas cartas!  Son un documento muy valioso, para contar la historia de las familias.

 

 

Justo en el minuto 17,  después de describir la trágica muerte del pintor, se menciona un aspecto clave de su biografía. Vincent Van Gogh tuvo un hermano desconocido.

 

 

En 30/03 nacía y moría el primogénito del matrimonio formado por Theodorus y Anna Cornelia, a quien pusieron por nombre Vincent Willem. En 30/03 del año siguiente, en 1853, nace el pintor a quien también ponen el nombre Vincent Willem.  Si os fijáis, fue concebido apenas tres meses después de la muerte del bebé, sin tiempo alguno para que su madre procesase el duelo, por esta pérdida perinatal.

 

 

En la escena, se puede observar cómo Vincent busca sin conseguirlo la mirada de su madre, que sin embargo dirige la suya a una lápida. En esa lápida, hay una inscripción que pone Vincent Willem y la fecha 30/03. 

 

 

En los talleres de constelaciones familiares, a los que ha asistido, he observado demasiadas veces algo parecido. Un padre o una madre ausentes, con la mirada puesta en alguien que ya no está. Se trata de un duelo congelado, que impide a esa madre o a ese padre, estar en la Vida.   

 

 

Vincent no tuvo la necesidad de asistir a un taller de constelaciones para darse cuenta. La lápida con su nombre estaba bien visible, a pocos metros de su casa. El pintor era un hijo de reemplazo de libro.

 

 

 

 

“El niño de reemplazo nace después de sus hermanos o hermanas muertos al nacer, muertos en el vientre materno o muertos a los pocos meses, o con pocos años. Los reemplaza porque viene a ocupar el vacío que el hermano dejó en el seno de su familia y aún más si le ponen el mismo nombre”.
 
Paola del Castillo.
 
“La psicogenealogía aplicada. Cómo una saga puede esconder a otra”. Ediciones Obelisco
 

 

 

 

 

 

Puede que estas circunstancias, ayuden a entender su pulsión de muerte, sus dificultades para abordar un proyecto de vida propio y la necesidad imperiosa de expresar su propia voz, a través de la pintura. Basta con añadir la mirada severa del padre y la ausente de la madre, para tener una imagen completa del cuadro. Otro aspecto interesante a analizar, sería la estrecha relación que mantiene con su hermano Theo, pero eso ya es otra historia.

 

 

Si observamos la foto de la familia Van Gogh, podremos descubrir que falta alguien… Ahí están padre y madre y seis hijos; tres chicos y tres chicas. Son de derecha a izquierda, Vincent, Anna, Theo, Elisabeth, Willemina y Cor. Realmente, deberían de ser siete.. Aunque seguro que las circunstancias del momento no permitieron realizar una foto post-mortem del bebé.  Evidentemente, si tuviésemos que hacer su árbol genealógico, habría que incluirlo también a él.   

 

 

 

 

Van Gogh. Hijo de reemplazo

 

 

 

Familia Van Gogh 

 

 

 

El árbol de la familia Van Gogh se puede consultar en GENEANET. Os invito a que lo veáis, aunque tiene algunos errores, ya que la historia de esta familia es apasionante. Si lo examináis podréis descubrir, que hubo otros Vincent en la familia, en concreto, el abuelo y un tío paterno del pintor.

 

 

Pero el Vincent al que quiero que miréis ahora es al sobrino y ahijado del artista, hijo de su hernamo Theo. Para celebrar su nacimiento, ocurrido en 30/01, el artista pintó uno de los árboles más bellos de la historia del arte. Se trata de “Almendro en flor”, una alegoría de la primavera y de  una nueva vida que empieza, de clara inspiración japonesa. A los tres meses de terminar esta obra, Vincent Van Gogh se suicida. Era el 29 de julio de 1890. En la familia, no había espacio para dos Vincent.  

 

 

 

 

 

 

No hay Comentarios

Deja un Comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.