GERDA TARO Y EL GAITEIRO MISTERIOSO

 

Ahora que ya intuimos que nuestro confinamiento se alargará más de lo esperado, quizás sea un buen momento para solicitar vuestra ayuda. Tiene que ver con algo que me ocurre, siempre que observo fotos antiguas de personas anónimas.

 

 

Me pregunto que pasaría si descubriese a alguien de mi familia, en alguna de las fotografías tomadas por grandes como Ruth Matilda Anderson, Cristina García Rodero o Anna Turbau. Imagina ahora, por ejemplo, que el gaiteiro o el acordeonista de la foto que ilustra este artículo, es tu tío abuelo. 

 

 

Hace unos meses, cuando trabajaba para una clienta, encontré una imagen que me cautivó… Los protagonistas eran los marineros del mítico acorazado Jaime I:  un barco que permaneció fiel a la República, hasta su hundimiento. 

 

 

Su abuelo había formado parte de la tripulación de este buque, así que fantaseamos con la idea de que quizás estuviese allí , acompañando al «gaiteiro», con algún elemento de percusión improvisado  ¡Al fin y al cabo, seguro que eran paisanos!   

 

 

La fotografía fue tomada en Almería, en febrero de 1937, probablemente al poco de caer Málaga. Asusta la despreocupación y alegría de estos soldados, obscenamente jóvenes para morir. Me gustaría ponerle sonido a esta imagen, para poder escuchar la gaita, el acordeón y las palmas al compás, a modo de flamenco fusión.

 

 

 

 

GERDA TARO, MÚSICOS JAIME I

 
 
Marineros a bordo del Jaime I. 
Almería. 1937. Gerda Taro 

 

 

 

Poco meses más tarde, en 17 de junio de 1937, cuando el barco estaba fondeado en Cartagena y siendo reparado, voló por los aires. 

 

 

La explosión del Jaime I fue un suceso misterioso, del que todavía hoy se desconocen las causas.  Se cobró más de 300 víctimas mortales, entre militares y obreros civiles que trabajaban en el barco. ¿Qué sería del marinero que tocaba la gaita?  ¿Moriría en esa explosión y  “Lonxe da terriña”, como decía el poema musicado por Juan Montes ?

 

 

Vamos ahora, con la persona que disparó la cámara. Se trataba de Gerda Taro, una de las pioneras del fotoperiodismo de guerra, creadora del seudónimo Robert Capa. Este mismo seudónimo fue utilizado también por su pareja, André Friedman, hasta al punto que durante muchos años hubo confusión sobre la autoría de las fotos que hicieron, uno y otro.

 

 

Lo que sí es seguro, es que ambos viajaron al frente de guerra republicano, para dejar testimonio de lo que allí ocurría.

 

 

 

 

 

GERDA TARO

 
 
Gerda Taro. 1937

 

 

 

La muerte le sobrevino a Gerda, en julio de 1937. Cuenta la historia que fue atropellada accidentalmente por un tanque republicano, cuando cubría la batalla de Brunete. Tenía sólo veintiseis años.

 

 

El abuelo de mi clienta, sin embargo, sobrevivió a la explosión del buque acorazado y a la guerra. Aunque al poco tiempo,  descubrió que en realidad, ésta no había terminado y vivió señalado el resto de su vida por su condición de “rojo”.

 

 

Sería bonito saber si Lalo, que así se llamaba, se reencontró alguna vez, con el misterioso “gaiteiro” de nombre desconocido, para rememorar ese tiempo en que fueron jóvenes. Quiero pensar que en su conversación hubo espacio también para recordarla a ella. La chica de la Leica.       

 

 

 

      

 

Book Trailer. «La chica de la Leica».

Helena Janezcek. Ed. Tusquets

 

 

Vamos ahora, con lo de vuestra ayuda. Seguro que los protagonistas de la foto, recordaban a la fotógrafa inmortalizando el momento. Pero, quizás nunca  tuvieron la oportunidad de ver el resultado. La tecnología de entonces no estaba preparada para ello.

 

 

Por eso os pediría, que compartáis este post. Quizás así, podemos darle a  una agradable sorpresa, a la familia del misterioso hombre que toca la gaita. O del acordeonista o de las personas que tocan palmas. ¡Sería bonito!     

 

 

 

 

¿Qué sabes da intrahistoria de tu familia? ¿Hubo personas, que lucharon en el frente? ¿Alguna que muriese en él? Los que sobrevivieron, ¿qué historias contaban de su experiencia? 

 

No hay Comentarios

Deja un Comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.